¿Qué es un pueblo noviolento?

Un pueblo noviolento es un pueblo cuyos habitantes se comprometen a erradicar la violencia en todos sus actos utilizando acciones noviolentas.

Hay que distinguir entre un pueblo en lucha por erradicar la violencia y un pueblo donde no hay violencia. En un pueblo noviolento hay violencia, y sus habitantes luchan contra ella de forma noviolenta, es decir, sin provocar más violencia en su lucha. A algunas personas no les gusta la palabra noviolencia porque prefieren imaginar ya esa sociedad sin violencia. Nosotros preferimos centrarnos en el camino para llegar a esa sociedad, y para nosotros ese camino es la noviolencia.

El concepto de violencia es bastante difícil de definir puesto que es histórico, cultural y subjetivo, es decir, su significado ha variado con el tiempo y con la cultura en la que se estudie, y además es diferente para cada persona. Según quién y en qué momento defina la violencia, elige unos comportamientos u otros. Por ejemplo, la OMS deja fuera el daño provocado a animales o al medio ambiente. En general, los grupos que ejercen violencia, cuando la definen, dejan fuera su violencia. Por ejemplo, los estados dejan fuera la violencia estructural, los medios de comunicación dejan fuera la violencia cultural, los adultos dejan fuera la violencia contra la infancia o contra la vejez, los hombres dejan fuera la violencia contra las mujeres, y así sucesivamente.

Un pueblo que aspira a erradicar la violencia mediante acciones noviolentas, no debe dejar de considerar ninguna forma de violencia, ningún acto que provoque un daño, ya sea voluntaria o involuntariamente, tanto a las personas, como a los animales como a la naturaleza en su conjunto. Evidentemente, esto va a generar conflictos entre personas que considerarán que una acción provoca un daño y otras que defenderán que ese daño no es tal. Por ejemplo, las personas veganas consideran que el consumo de carne provoca un daño a los animales, al medio ambiente y en última instancia al propio ser humano. Las personas carnívoras, aunque puedan ver el daño, no considerarán que sea lo suficientemente importante como para dejar de comer carne, o simplemente admitirán que no desean dejar de comerla.

Si el pueblo está comprometido con la noviolencia, estos conflictos no generarán más violencia de la actual. Las personas veganas realizarán acciones noviolentas destinadas a evitar la violencia intrínseca al consumo de carne, y las personas carnívoras realizarán acciones noviolentas para defender su derecho a comer carne. Puesto que las acciones noviolentas no provocan daños irreversibles y propician la escucha entre las partes en conflicto, cuanto más se profundice en el conflicto, es de esperar que la violencia global vaya disminuyendo.