Noticias noviolentas abril 2017

 
Si la Unión Soviética fue el mayor ejemplo del siglo XX de un régimen que usó la propaganda y el control de la información para controlar y contener a su ciudadanía, el centenario de la Revolución Bolchevique es un momento importante para apreciar como se produjo también una contracorriente en las bases de la sociedad civil de Moscú y Leningrado. Las disidentes podrían haber presentado su propia propaganda, publicando a bombo y platillo la persecución y convirtiendo aquel rico vocabulario de “hooligans” y “elementos anti sociales” en amargas diatribas contra el estado en sí. Pero no lo hicieron. En cambio, eligieron comunicarlo tan desapasionada y clínicamente como les fue posible. Alcanzaron lo que se podría llamar “objetividad “. En su compromiso meticuloso de hacer responsable a la Unión Soviética ante sus propias leyes y tratados internacionales, “Una crónica de acontecimientos actuales” representó también el renacer de la sociedad civil.