Curso de gramática: de lenguaje chacal a lenguaje jirafa

Hoy me he sentado delante de un ordenador para escribir algunas ideas que quiero compartir contigo y he pasado unos cinco minutos decidiendo cómo comenzar pues me siento un poco indeciso y un pelín nervioso porque quiero expresarme de forma clara, sincera y cuidadosa ya que me gustaría que leyeras este texto con atención.

Desde niño siempre he tenido la necesidad de ampliar la gramática de forma que haya más tipos de oraciones aparte de las enunciativas, desiderativas, exclamativas, etc. Cada vez que me he encontrado en la tesitura de tener que explicar a otra persona que lo que le había dicho carecía de la más mínima intención de hacerle daño o cada vez que tenía que usar expresiones con una gran carga emotiva para transmitir mi mensaje, como “estoy tremendamente consternado”, “lo siento en lo más profundo de mi corazón”, “eres la persona más importante para mí en mi vida”,… me he sentido frustrado y me he lamentado: ¿por qué no habrá una forma de utilizar el lenguaje en la que la otra persona entienda perfectamente lo que quiero decirle?

Esta aspiración infantil se ha ido desvaneciendo conforme he ido aprendiendo que en la comunicación yo no puedo controlar cómo tú entiendes mi mensaje. Sin embargo, he aprendido gracias a la Comunicación No Violenta (CNV), que la forma en que yo me expreso y la forma en la que tú me entiendes se ven afectadas por nuestros sentimientos y necesidades. Si tú y yo ponemos un delicado interés en diferenciar los hechos, los pensamientos, los sentimientos y las necesidades en nuestra conversación y estamos dispuestas a cuidarnos, a conectarnos y a dar y ofrecer empatía, entonces estaremos utilizando el lenguaje de un nuevo modo: la comunicación empática.

Relee, por favor, la frase con la que comienza este texto y trata de identificar los hechos, mis sentimientos, mis necesidades y la petición que te hago. He utilizado este tipo de oración para comenzar este texto porque creo que hablando de esta manera vas a conectar mejor con mis sentimientos y necesidades.  A este tipo de comunicación, en el marco de la CNV se la conoce como comunicación jirafa.

Imagina que hubiera comenzado este artículo con la siguiente frase:

Nuestras relaciones cada vez van a peor porque no sabemos comunicarnos. En las escuelas nos enseñan a obedecer sin rechistar, en las familias impera la ley de la autoridad y en la sociedad los medios de comunicación nos hacen enmudecer. Pero hay un tipo de comunicación más sincera y auténtica llamada Comunicación No Violenta desarrollada por Marshall Rosenberg que cuando se practica mejora nuestra capacidad de empatizar con los demás.

¿Qué información te transmito sobre mi estado de ánimo? ¿Qué me mueve a escribir? ¿A quién me dirijo? ¿Qué te pido a ti como lectora? Al escribir de esa manera, tú no tienes elementos para responder a estas preguntas ni yo demuestro ningún interés por cómo estás recibiendo mi mensaje. Esta forma de comunicación es una forma que no me está acercando a ti y por lo tanto, difícilmente va a producir una conexión en la que ambas podamos satisfacer nuestras necesidades.

A este tipo de comunicación, en el marco de la CNV se la conoce como comunicación chacal. Y me apena constatar que a mi alrededor y en mí mismo, este tipo de comunicación chacal está muy presente.

Este artículo es la introducción de una serie de artículos sobre Comunicación No Violenta en los que voy a compartir mis esfuerzos para transformar mi comunicación chacal en comunicación jirafa. En cada artículo trataré de un elemento gramatical del lenguaje chacal y cómo se puede traducir a lenguaje jirafa.

El próximo artículo tratará sobre uno de los elementos gramaticales del lenguaje chacal utilizados con más frecuencia: la culpa.

Una respuesta a “Curso de gramática: de lenguaje chacal a lenguaje jirafa”

  1. Leo ese articulo y me encanta porque me permite imaginarte redactandolo. De alguna mamera satisface mi necesidad de conexión. Gracias por lanzarte a compartir. Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *